Blanqueamiento dental en casa

Uno de los gestos que más realiza una persona durante el día es la sonrisa, por eso el deseo de muchas personas es lucir unos dientes perfectos. Muchos de ellos no poseen una buena estética en éstos, por eso en algunos casos prefieren ocultar la sonrisa.

Los problemas bucales son los responsables de lucir una antiestética sonrisa, ya que estos afectan las encías y las piezas dentales (incluso provocan la pérdida de uno o más dientes), pero generalmente el problema bucal que arruina la sonrisa son las manchas que se producen en la dentadura.

Estas manchas aparecen sobre ellos y pueden ser de varios tamaños y distintos tonos. Son muy difíciles de quitar aunque existen gran variedad de tratamientos, productos y remedios naturales y caseros que prometen hacerlas desaparecer por completo aunque no siempre se obtienen los resultados esperados.

Hábitos que manchan la dentadura

Hay hábitos y alimentos que son los principales culpables que aparezcan estas horribles manchas. Algunos de ellos son:

  • Exceso de café.
  • Exceso de té negro.
  • Tabaco.
  • Exceso de flúor.
  • Medicamentos.

Si acude al odontólogo le recetará un blanqueamiento dental, tienes dos opciones para elegir, estos varían en su técnica y en sus precios.

El blanqueamiento con láser es el tratamiento más recomendado y con resultados excelentes y rápidos, la desventaja es que su precio es bastante alto. La técnica es simple: solo se coloca un sustancia sobre la dentadura y luego con un láser se activa los químicos de la misma para que comiencen a actuar.

El segundo blanqueamiento dental más recomendado y eficaz es el blanqueamiento dental que se realiza desde casa. Es importante que el producto con el que se realizará el tratamiento sea recomendado y supervisado por un profesional.

¿En qué consiste el blanqueamiento dental que se realiza en la casa?

El odontólogo debe tomar un molde las piezas dentales superiores e inferiores del paciente, luego creará una funda trasparente a base del molde anterior, las cuales se denominan férulas. Estas son elaboradas con silicona o plástico flexible que encajarán perfectamente en tu dentadura. Dentro de ella se coloca una sustancia, generalmente peróxido,  que tiene una consistencia gelatinosa, la cual actuará blanqueando todas las piezas dentales. Luego se las coloca en la dentadura durante los días y el tiempo que indica el odontólogo.

¿Es un tratamiento incómodo?

Para nada, las fundas en las que se coloca el blanqueador son muy cómodas, estas permiten que puedas hablar mientras las utilizas, realizar cualquier actividad cotidiana y hasta puedes utilizarlo por las noches mientras duermes, ya que tampoco te incomodarán.

¿Cuánto tiempo debo usarlas?

El odontólogo determinará por cuanto tiempo debes utilizarlo, esto dependerá de la cantidad y la intensidad de las manchas que poseas.

Generalmente los profesionales recomiendan utilizarlas por las noches durante 4 horas cada día. Cuanto más tiempo el gel este en contacto con los dientes podrás ver resultados mas rápidos.

Este tratamiento lo puedes adquirir también en cualquier farmacia, pero la desventaja es que si tienes deformaciones en tu dentadura las férulas no encajarán bien y serán incomodas.

El blanqueamiento dental en casa con férulas y peróxido es una muy buena opción para aclarar y mejorar el color de las piezas dentales. Los resultados son rápidos y a medida que pase la 2 semana podrás comenzar a notar los resultados. En el caso de que te hayas sometido a este tratamiento y no hayas conseguido los resultados que tanto esperabas, puedes optar por el blanqueamiento láser que es más potente.

El blanqueamiento que se realiza en casa no es recomendable para personas que poseen dientes muy sensibles. Por eso es importante que acuda al odontólogo para que le indique si este tratamiento es el que le conviene realizarse.

Foto: Flickr

ACTUALIZACIÓN: Añadimos más información en este artículo para explicaros otros métodos para realizar un blanqueamiento dental en casa.

¿Quién no desea tener una sonrisa más brillante? Nuestra sonrisa es nuestra carta de presentación y una dentadura blanca ayuda a que la primera impresión sea agradable. Sin embargo, a medida que nuestra edad aumenta la estructura mineral de nuestros diente varía provocando cambios de nuestros dientes que hacen que se vuelven más oscuros

El esmalte de los dientes se convierte en menos poroso con la edad, lo que lleva también a la coloración de los mismos. Por no hablar de las causas cotidianas como la ingesta de alcohol, té o el uso del tabaco, que también afectan al color de los dientes.

El blanqueamiento dental es el método más eficaz en estos casos, pero no todos los pacientes lo pueden utilizar, es caro, y aunque su efecto dura varios meses, dependiendo del tipo de alimentos o bebidas que consumamos, puede desparecer mucho antes. Por todo ello, nos vamos a centrar en los remedios caseros para acabar con este problema, que a menudo son menos corrosivos y costosos que los tratamientos blanqueadores de los dentistas, entre lo que podemos destacar.

El bicarbonato sódico

Si mezclamos una pequeña cantidad de bicarbonato sódico con nuestra pasta de dientes habitual y la aplicamos durante el cepillado normal, notaremos que nuestros dientes se blanquean. No es recomendable hacerlo a diario, es mejor un par de veces por semana, ya que el abuso podría provocar un desgaste del esmalte que provocaría otro tipo de problemas bucodentales.

El peróxido de hidrógeno

Otra solución es la de humedecer los dientes con este preparado, pero es muy importante no tragar el líquido.

Simplemente aplique la solución con un algodón sobre los dientes después del cepillado. Tampoco es recomendable abusar de este método.

Las fresas

Aunque parezca increíble, las fresas pueden ayudarnos a blanquear nuestros dientes por sus propiedades antioxidantes.

Basta con hacer un puré con la fruta y usarlos a modo de pasta de dientes. Es muy importante dejarlo actuar, es decir, no hay que usar pasta de dientes después para lavar nuestra dentadura.

Pasta de dientes casera

Otra opción es fabricar nuestra propia pasta de dientes en casa. Esto se puede hacer mezclando bicarbonato sódico y peróxido de hidrógeno. La proporción de solución debe ser de seis partes de bicarbonato por una de peróxido hidrógeno. Es muy importante tener en cuenta esta relación porque los elementos pueden ser perjudiciales si no se usan bien.

Podemos dar un poco de sabor a menta añadiendo un poco de nuestra pasta de dientes habitual, que neutralizaría el sabor del preparado. La pasta se puede usar de forma semanal, nunca a diario y no debe ingerirse.

Los geles blanqueadores

Otro método es el de adquirir geles de blanqueamiento en casa, pero su eficacia depende mucho del tipo de blanqueo que se requiera en nuestro caso y del modo de aplicación.

La dificultad reside en que debemos dejar actuar los geles hasta que se endurezcan por completo, por lo que si les cae algo de saliva puede producir un blanqueamiento irregular, lo que no es nada recomendable. Estos productos se aplican después del cepillado y hay muchas variantes en el mercado.

Los geles blanqueadores en tiras

Este es el método más popular del mercado. Sus principios son los mismos que el anterior, pero su aplicación es bastante más sencilla. Estos geles funcionan mejor si antes de su aplicación nos hemos cepillado los dientes con una pasta de oxigenación que se puede encontrar en las farmacias.

Una vez cepillados, debemos aplicar la pasta en tiras sobre los dientes superiores e inferiores y cubrirlos con las fundas protectoras, así, el blanqueamiento queda completamente uniforme. El producto debe dejarse actuar durante quince o veinte minutos, para que sus agentes oxidantes actúen sobre el esmalte y eliminen las manchas de forma gradual y el procedimiento debe repetirse varias veces para notar los resultados, que duran varios meses.

Debemos añadir que, aunque la obtención de unos dientes más blancos en casa no es muy difícil, es mejor hacerse un examen dental antes de utilizar cualquiera de estos métodos. Es especialmente importante que se realice una revisión completa y determinar si se sufre alguna enfermedad alérgica o de encías, lo cual sería un problema a la hora de blanquear los dientes.

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Deja un comentario

Required fields are marked *.